Investigadores del MIT consiguen cambiar el color de los objetos impresos en 3D

07/02/2018

La impresión 3D ha evolucionado desde su aparición hace más de 30 años, pasando de los diseños básicos hasta una amplia gama de objetos altamente personalizables. Sin embargo, hay una cosa que no ha cambiado: una vez se imprimen los objetos, no se pueden cambiar, a no ser que se vuelvan a imprimir.

Esto ha sido así hasta ahora, cuando investigadores del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL) del MIT (Massachusetts Institute of Technology) han presentado ColorMod, un método para cambiar repetidamente los colores de los objetos impresos en 3D después de la fabricación. Utilizando su propia tinta imprimible que cambia de color cuando se expone a la luz ultravioleta, el equipo puede cambiar el color de un objeto multicolor en poco más de 20 minutos, y dicen que esperan que ese número disminuya significativamente con futuras mejoras.

Investigadores del MIT consiguen cambiar el color de los objetos impresos en 3D

La profesora de MIT Stefanie Mueller dirigió el desarrollo del nuevo sistema ColorMod. Foto: Jason Dorfman.

Si bien el proyecto se centra actualmente en los plásticos y otros materiales de impresión 3D comunes, los investigadores planean que incluso las personas puedan cambiar instantáneamente el color de su ropa y otros artículos. “Hablando en términos generales, las personas consumen mucho más ahora que hace 20 años, y están creando una gran cantidad de residuos”, dice Stefanie Mueller, profesora asistente de Desarrollo Profesional de X-Consortium en los departamentos de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación y Mecánica Ingenieria. “Al cambiar el color de un objeto, no tiene que crear un objeto completamente nuevo cada vez”.

A diferencia de sistemas anteriores de cambios de color, que usan colores únicos y diseños 2D, este método ha ido más allá. En primer lugar, utilizando la interfaz de ColorMod, los usuarios cargan su modelo tridimensional, eligen los patrones de color deseados y luego imprimen el objeto totalmente coloreado. Después de imprimir, cambiar los objetos multicolores implica usar luz ultravioleta para activar los colores deseados y la luz visible para desactivar a los demás. Específicamente, el equipo usa una luz ultravioleta para cambiar los píxeles de un objeto de transparente a coloreado, y un proyector de oficina común para convertirlos de colores a transparentes.

La tinta personalizada del equipo está hecha de un tinte base, un fotoiniciador y colorantes adaptables a la luz. Los tintes adaptables a la luz (fotocromáticos) resaltan el color en el colorante base, y el fotoiniciador permite que el colorante base se endurezca durante la impresión tridimensional.

Investigadores del MIT consiguen cambiar el color de los objetos impresos en 3D

Cambiar los colores de los objetos implica usar luz ultravioleta para activar algunos colores y luz visible para desactivar otros. Foto cortesía de los investigadores del CSAIL (MIT).Ç

El equipo probó ColorMod en tres criterios: tiempo de recolocación, precisión y qué tan rápido decayó el color. Un proceso de recoloración completo tomó 23 minutos. Sin embargo, los investigadores observan que podrían acelerar el proceso mediante el uso de una luz más potente o la adición de un tinte más ligero adaptable a la tinta.

También encontraron que los colores eran un poco granulados, y que esperan mejorar activando colores más cercanos en un objeto. Por ejemplo, la activación de azul y rojo podría mostrar morado, mientras que la activación de rojo y verde mostraría amarillo.

Mueller dice que el objetivo es que las personas puedan emparejar rápidamente sus accesorios con sus conjuntos de una manera eficiente y menos derrochadora. Otra idea es que las tiendas minoristas puedan personalizar los productos en tiempo real, si, por ejemplo, un comprador quiere probar una prenda de vestir o accesorio en un color diferente. “Este es el primer sistema fotocromático imprimible en 3D que tiene un proceso completo de impresión y recoloración que es relativamente fácil para los usuarios”, dice el posdoctorado Parinya Punpongsanon. “Es un gran paso para la impresión tridimensional poder actualizar dinámicamente el objeto impreso después de la fabricación de una manera rentable”.

Fuente: Artículo publicado por Interempresas.net